La reciente reforma de nuestro marco legislativo laboral -consideraciones de flexibilidad y/o rigidez de nuestro mercado laboral y de política de empleo al margen- afecta principalmente a

  • (i) la contratación temporal;
  • (ii) los contratos fijos-discontinuos;
  • (iii) subcontratas; y
  • (iv) contratos de formación. Así mismo, se ven afectadas tanto
  • (v) la negociación colectiva, incluida la ultraactividad de los convenios colectivos, como
  • (vi) los ERTE y el nuevo Mecanismo RED.

 

  • (i) En el ámbito de los contratos temporales se derogan los contratos por obra o servicio y “se redefinen” el contrato por circunstancias de la producción y el contato para sustitución del trabajador (antigua interinidad). Se produce un endurecimiento de las sanciones por contratación temporal fraudulenta, que será considerada como infracción grave por cada trabajador afectado.
  • (ii) Se potencia el uso de contratos fijos-discontinuos para trabajos “estacionales o de temporada«; para trabajos “intermitentes con periodos de ejecución determinados/ciertos”; y para la ejecución de contratas determinadas que sean parte de la “actividad ordinaria» de la empresa.
  • (iii) En materia de subcontratación no se limita la externalización empresarial y se mantiene en lo esencial la normativa anterior (del PP de 2012), siendo de aplicación para las empresas contratistas el convenio del sector de la actividad desarrollada en la contrata. Importante: en el sector de la construcción, tendrán la consideración de contratos indefinidos aquellos que tengan por objeto tareas o servicios vinculados a obras de construcción.
  • (iv) Existe un rediseño de los contratos formativos. Habrá un contrato de formación de formación en alternancia (work & train/study) y un contrato de prácticas profesionales -para estudiantes- que no podrá superar el año de duración.
  • (v) En el ámbito de la negociación colectiva se mantiene la “prioridad aplicativa” del convenio de empresa sobre el convenio sectorial, salvo en lo relativo a la cuantía del salario, la base y complementos, en la que se elimina dicha prioridad. Así mismo, se instaura la ultraactividad “plena o indefinida» del convenio, es decir, transcurrido su plazo de vigencia y, una vez denunciado y transcurrido el periodo de negociación sin acuerdo, se mantendrá la misma. Se establece un régimen transitorio, hasta que pierdan vigencia expresa los convenios hoy existentes, con el tope máximo de un año.
  • (vi) Y para terminar, se modifica la regulación de los ERTE -especialmente, los ERTE de fuerza mayor- y se crea el denominado Mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo (sobre el 70% de la base reguladora) con dos modalidades: cíclica & sectorial, que requerirá ser activado por el Consejo de Ministros y que prevé un fondo de financiación asociado al mismo.
ajax-loader

Suscríbete a las novedades

Boletines jurídicos y consejos legales.

¡Genial! Te has suscrito correctamente.

Share This

Welcome to | Bienvenido Lucas&Asociados